Lo hecho a mano: Su importancia y su valor

Lo hecho a mano: Su importancia y su valor

Desde nuestros inicios, los humanos hemos trabajado con las manos, fabricando nuestros propios productos: ropa, herramientas, utensilios de cocina… Todo lo que nos permitiera nuestra imaginación fuimos capaces de crearlo con nuestras manos.

En parte somos humanos porque nuestros ancestros fueron capaces de hacer herramientas, instrumentos, útiles o como quieras llamarle con sus manos.

Por lo tanto la esencia de lo hecho a mano está muy dentro de nuestra cultura, pese a que dos siglos de producción en masa le había ido quitando el sitio poco a poco.

Orfebre trabajando en producto hecho a mano

El valor de lo hecho a mano

Lo hecho a mano es tan importante para Omicron que figura incluso en el nombre de nuestra  tienda online: Omicron Handmade.

Es tal el éxito y la fuerza con lo que lo hecho a mano ha irrumpido en el mundo del diseño y la moda que ha propiciado que se hayan ido rescatando, renovando y volviendo a descubrir antiguos oficios que estaban cayendo en el olvido.

Pero el movimiento va mucho más allá del éxito que ha cosechado, ya que dentro de esta corriente no solo se buscan exclusividad y originalidad en los productos realizados a mano.

La idea básica del movimiento hecho a mano es la de cambiar esa creencia de que los productos son desechables, que pertenecen solo a una temporada.

Todo se puede usar y tirar sin darle importancia a la calidad del producto porque va a ser usado un par de meses para luego tirarlo.

Con la multitud de problemas medioambientales que esto genera  de residuos que se acumulan, de gastos de recursos, de contaminación, etc.

Y ese es uno de los objetivos más importantes que se persigue alcanzar, es precisamente romper el culto al “fast fashion” y crear conciencia del consumo, de la vida de un producto y del costo humano y ecológico de producción que tienen los objetos.

Y curiosamente esta crítica explícita al mundo de la moda, a las colecciones de cada tres meses, etc. ha hecho que la misma moda y los diseñadores los hayan ido incorporando porque son unos productos que encajan muy bien con la preocupación por el medio ambiente cada vez más generalizada en el consumidor.

¿Cuáles son los valores que aporta el producto hecho a mano?

Lo hecho a mano lleva siempre implícito la obtención de piezas únicas, del valor que se da a cada una de las piezas realizadas.

Que esa pieza precisamente por ese componente manual será siempre diferente a la pieza que ha realizado un artesano antes y la que va a realizar después.

Este aspecto precisamente ha hecho de esta tendencia, que curiosamente propugna la vuelta a la esencia y el finalizar con las tendencias haya tenido un éxito radical entre los diseñadores.

Diseñadores de todo el mundo están optando por buscar la revalorización de los oficios tradicionales, el cuidado del medio ambiente y el poder satisfacer los gustos y necesidades de los consumidores que cada día están más dispuestos a dejar de lado la producción en serie y valorar el trabajo “hecho a mano”.

Las nuevas herramientas como Internet o las redes sociales han dado impulso al movimiento handmade

Internet ha venido proporcionando viento de cola a lo hecho a mano. En realidad es un gran aliado de lo handmade.

Ya que han sido precisamente las nuevas tecnologías, desde las páginas web hasta las redes sociales las que han revitalizado el redescubrimiento de los productos hechos a mano alrededor del mundo.

Lo que aportan estas herramientas de comunicación es que lo que se ha producido localmente se puede vender globalmente de una forma relativamente sencilla.

Permiten compartir el producto hecho a mano a nivel global, lo que ha roto en cierta manera la dependencia que tenían los artesanos del mercado local.

Normalmente la mayoría de compradores locales busca obtener un buen precio sin reparar en lo laborioso del trabajo realizado, no un producto único.

Pero en ciudades europeas en particular y occidentales en general ha surgido un interés entre los consumidores por adquirir piezas exclusivas y de enorme calidad, y están dispuestos a pagar por las horas de trabajo invertidas en realizar un producto bien hecho a mano.

Cada día es más fácil compartir imágenes y hacer compras online desde cualquier parte del mundo.

Lo que ha facilitado la venta de los productos artesanales.

Incluso para muchos ciudadanos de estas zonas del mundo desarrollado, donde la crisis económica golpeó duramente a algunos países no hace tanto tiempo le ha servido a muchas personas para más que un hobby, la filosofía de lo “hecho a mano” se ha convertido en una opción para volver al mundo laboral y crear nuevas formas de ingreso, que se ajustan a una forma de vida en pro de un cambio de conciencia económica y climática.

En la producción en masa una máquina puede sustituir fácilmente al ser humano, pero en lo hecho a mano, la mano del artesano es imprescindible para llevar adelante el trabajo.

Además se valora enormemente las artesanías y los productos en general hechos a mano debido al cada vez mayor interés por su origen, valor cultural, patrimonial y ancestral. 

No olvidemos que el trabajo artesanal es un trabajo minucioso, al detalle, realizado a mano y con el mimo de aquel que ama lo que hace.

Una profesión y una forma de vida para muchos.

Trabajando a mano con arcilla

El precio del producto hecho a mano.

Podemos entender que el precio del producto hecho a mano nunca será  el mismo que el del producto producido en serie.

El nivel de calidad y el número de horas que se le dedica a cada producto es muy superior en el primer caso.

Por lo tanto la aparición de un público con poder adquisitivo que valora la exclusividad, el trabajo bien hecho, y por qué no decirlo el lujo de lo hecho a mano ha venido a impulsar la labor de los artesanos en los últimos años.

Artesanos que si bien no ven un futuro totalmente despejado de nubes, al menos si ven una situación mejor de la que había hace solo dos o tres décadas.

Todos los comentarios

Leave a Reply